El Capi empieza el “cole”. La que se va a liar, con una edad (superior a los 18 jajaja) voy a ampliar mis conocimientos.

Portada 2018

Aprender, una necesidad tan necesaria como respirar o comer, pero a la vez tan olvidada en este mundo digital.

Cada día se aprende algo, aunque parezca mentira es así. No es necesario devorar miles de libros, se puede aprender de las experiencias diarias, de nuestro trabajo, charlas, webinar o, incluso, de una simple conversación con la gente. Muchos no se dan cuenta que el conocimiento es poder (será por ese motivo que nuestros políticos son tan malos e ingenuos: se creen que tienen poder y en cambios están faltos de conocimientos, claro cómo les regalaron el máster (o los compraron en el mercadillo de la URJC) pues así va el país).

El aprendizaje es algo que hemos de tener en cuenta para todos los aspectos de nuestra vida, tanto en nuestra vida laboral como en la vida personal. No podemos (ni debemos) obviar que, absolutamente, todo lo que hacemos son consecuencia de nuestro aprendizaje adquirido. Tanto si hacemos las cosas bien o si las hacemos mal es el resultado de una enseñanza. Si, aunque sorprenda, si nos enseñan a hacer las cosas de una manera errónea resulta que lo haremos mal el resto de nuestra vida, si no llega una persona que nos lo enseña correctamente. Pero ¿Cómo sabremos si nos han enseñado bien o mal? Esto es muy difícil y hemos de confiar en que lo hagan bien, aunque se ha de tener en cuenta que esa mala enseñanza se transmita de persona en persona por varias generaciones.

Si echase un vistazo hacia atrás esta semana, el mes pasado o incluso el tiempo que llevo con #PymesUnidas podría sacar un resultado bastante grande de nuevos conocimientos, algunos aprendidos por las buenas y otros por las malas. De los malos el que más resalta es el de desconfiar de la gente. Es algo que ha marcado la trayectoria de #PymesUnidas y es que resulta que cada día me encuentro con gente que ofrecen colaboraciones, programas, afiliaciones, etc, etc, etc, que dejan mucho que desear.

Una cosa que os quiero enseñar es: aprended a escuchar y a hablar (sobre todo a realizar las preguntas concretas para sacar más información). Si se realiza de forma adecuada ambas acciones, os puedo asegurar que en un 90% tomaréis las decisiones adecuadas y no os veréis perjudicados. La pregunta correcta en el momento preciso os puede salvar de una mala experiencia futura.

El que sabe vender su empresa puede responderte a todas las preguntas que le hagas, el que no sabe hacerlo te dará un bonito silencio por respuesta o una clara evasiva. Gracias a esta estrategia hay muchas empresas que jamás estarán en #PymesUnidas, tanto posibles miembros como colaboradores. De estas empresas destacan varios sectores del mismo tipo que están en auge ahora mismo. También ha habido algún listo que pretendía que yo le hiciese su trabajo sin cobrar, o alguno más que ha querido comprar la base de datos que tenemos.
Los que más me gustan son los que intentan hacerme creer que es un gran favor que me hacen para dar un servicio a nuestros miembros. También me gustan aquellos que vienen con un aire de superioridad y menospreciando mi trabajo, ante lo cual mi postura es relativamente inversa a sus intenciones. Yo puedo ir a una reunión vestido con una camiseta (nicki o polo, llamadlo como queráis) y un pantalón corto porque la vestimenta no hace al empresario que soy, y además es más divertido ver cómo actúan los demás ante una persona que se presenta en vaqueros y no en traje, ya se les bajan las defensas y mi ataque es mayor pillándoles en varios renuncios.

Pero todos esos truquitos que sé me solo son producto de varios aprendizajes a través de los años, no de un curso de 1.000 horas, ni 100, ni 40. Son muchos años de pelearme por sobrevivir laboralmente, por varias caídas (muchas con la misma piedra), por las zancadillas puestas para hacerme fracasar o incluso por las malas enseñanzas. Pero lo mejor de todo es que esas experiencias me han hecho más fuerte y más listo que hace muchos años atrás.

Así que ya sabéis, mis queridos niños, la vida no se trata de estudiar, sino de aprender. Los estudios están bien porque te ayudan a aprender, pero solo se queda ahí, el resto se aprende del día a día.

Así que este fin de semana voy a aprender cuanto tiempo puedo dormir en una siesta, jajaja. Os contaré el resultado el Lunes a más tardar. Pasad un buen fin de semana y disfrutad de los vuestros.

Endika Lousa 

CEO de Pymes Unidas España

https://somospymesunidas.es

https://www.facebook.com/ElCapidePymesUnidas

 

¿APRENDER O ESTUDIAR?  –

Obra Registrada: CC by-nc-sa 4.0 – Autor: Pymes Unidas

 

Safe Creative #1810058661431

Anuncios

Un comentario en “¿APRENDER O ESTUDIAR?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s